Tenacious+Attentive+Proven =
We Can Help.

Personal Injury And Workers’ Compensation Attorneys
Representing Clients throughout Northern Virginia,
Maryland and Washington, D.C.

Attorneys
Attorneys
Workers'
Compensation
Motor Vehicle
Accidents
Slip & Fall
Accidents
Medical
Malpractice
Defective
Products
Catastrophic
Injuries
You Are Here: Home » Inicio » Resultados de casos de accidentes de auto

Resultados de casos de accidentes de auto

Obtenemos resultados para víctimas de accidentes de auto

LOS SIGUIENTES SON RESÚMENES DE ARTÍCULOS DE UNA VARIEDAD DE PUBLICACIONES. LOS RESULTADOS QUE SE DESCRIBEN EN LOS CASOS O RESÚMENES QUE SE ENCUENTRAN A CONTINUACIÓN DEPENDEN DE UNA SERIE DE FACTORES PARTICULARES A CADA UNO DE ELLOS. ESTOS RESULTADOS NO GARANTIZAN NI PREDICEN RESULTADOS SIMILARES EN CASOS QUE LOS ABOGADOS DE BECKER, KELLOGG & BERRY, P.C. EMPRENDAN EN EL FUTURO.

Sucesores de una peatona obtienen acuerdo de $1.67 millones luego de que fuera arrollada en el camellón de una carretera por una conductora que estaba enviando mensajes de texto.
El 27/06/2018 la demandante, que tenía cinco meses de embarazo, atropelló a un venado mientras conducía por la carretera, lo que inutilizó su vehículo. Encendió sus luces intermitentes y caminó al camellón para llamar a una grúa. Mientras tanto, la demandada, que estaba enviando mensajes de texto al volante, no notó las luces de emergencia del vehículo detenido hasta que fue demasiado tarde, tras lo que giró bruscamente contra el camellón, arrollando y matando a la demandante. Dos buenos samaritanos que se detuvieron para ayudar a la demandante también fueron arrollados por la demandada y murieron. Sus casos se resolvieron por el mismo monto. El acuerdo total disponible era de $50,000.00 para las tres familias, que era el monto máximo de cobertura de seguro disponible.

Peatón obtiene acuerdo de $796,839 tras ser atropellado por un SUV que le causó múltiples facturas y requirió tres cirugías
El 3/8/2015, el demandante cruzaba la calle afuera de un cruce peatonal en Tysons Corner, Virginia, cuando lo atropelló un SUV que viajaba a aproximadamente 25 millas por hora. El impacto provocó que el demandante saliera proyectado por el aire. Se le llevó inmediatamente a la sala de urgencias donde se le sometió a cirugía por fracturas en el omoplato y el húmero izquierdos. También sufrió fracturas a la tibia y el peroné izquierdos y a la falange del dedo gordo del pie derecho. El demandante siguió presentando dolor en el cuello, lo que requirió de una discectomía y fusión cervical a tres niveles veintiún meses tras el accidente. Con el tiempo, el demandante consiguió volver a trabajar de tiempo completo en la construcción. Las facturas médicas totales fueron de $237,000, más $67,000 en salarios perdidos.

Cliente obtuvo acuerdo por el límite de la póliza de $500,000 en un accidente de peatón vs. vehículo motorizado.
El 21/12/2011, el demandante llevaba a cabo control de tránsito como parte de sus deberes laborales como Oficial de Policía de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en el condado Prince William, Virginia, cuando el demandado ignoró las señales y advertencias del demandante con la mano y el brazo indicándole que debía detenerse. Como resultado, el vehículo del demandado golpeó al demandante, un peatón, a alta velocidad. El demandante sufrió desgarros totales en ambos hombros que requirieron reparaciones artroscópicas de ambos manguitos rotadores y otros tratamientos postoperatorios significativos. El demandante también sufrió lesiones a la cadera izquierda y ambos tobillos además de lesiones lumbares, torácicas y de la médula espinal, la rodilla izquierda, la tibia y el peroné y la pelvis. El caso se resolvió mediante un acuerdo seis semanas antes del juicio luego de que se tomara la deposición del demandante y se realizaran preparaciones considerables para el caso. El abogado del demandante contrató a varios expertos que incluyeron a un planificador de cuidado de por vida, un experto en rehabilitación vocacional y un economista para testificar sobre el tratamiento médico futuro y los salarios perdidos del demandante.

Conductora lesionada recuperó $400,000 en accidente de auto trasero en el condado Fairfax
El 29/06/05, la demandante fue golpeada por atrás mientras viajaba en su SUV por una camioneta S-10 de Chevy modelo 1995 conducida por el empleado de una empresa de sistemas de climatización. El vehículo de la demandante fue empujado contra otro vehículo. Hubo daño moderado al vehículo de la demandante y daño severo al frente del vehículo del demandado. La demandante acudió a su médico de cabecera algunos días más tarde y recibió tratamiento de un quiropráctico, un ortopedista y un fisiatra. La demandante se sometió a cirugía de cuello en marzo de 2006 debido a que una resonancia magnética reveló una herniación considerable del disco cervical en la zona C5-6. La cirugía fracasó y se llevó a cabo una segunda cirugía en febrero de 2008 debido a que otra resonancia reveló una protrusión discal de base amplia en C4-5. Se insertó una placa con tornillos en su cuello y las vértebras su fusionaron entre sí. La demandante incurrió en $93,500 en facturas médicas totales y $12,000 por salarios perdidos. El cirujano del cuello de la demandante indicó un debilitación permanente del 35% debido al dolor continuo, la necesidad de usar parches de lidocaína para el dolor, la limitación de su rango de movimiento, la cicatriz queloide y otras limitantes.

Sucesores de un conductor fallecido recuperan $350,000 tras accidente automovilístico de alcance
El 29 de mayo de 2008, el demandante fue golpeado por detrás por un camión de basura mientras se encontraba detenido en el tránsito en su pick-up en el condado Fairfax. El demandante se quejó de dolor en la espalda baja cuando llegó al consultorio médico varios días más tarde. A lo largo de los meses subsecuentes, el demandante regresó al médico con quejas continuas de dolor en la espalda baja. El demandante se sometió a una resonancia magnética en agosto de 2008 que reveló que tenía una pequeña extrusión discal central en la zona L4-5 de la espalda baja y se le recetó fisioterapia, a la que se sometió en diciembre de 2008.

A lo largo del siguiente par de años, el demandante presentó quejas continuas sobre su espalda baja y una segunda resonancia en febrero de 2010 reveló un empeoramiento en la extrusión del disco en L4-5 así como una nueva hernia discal central pequeña en L5-S1. Se tomó la decisión de realizar una cirugía de espalda con base en esta segunda resonancia y el demandante se sometió a una TLIF (por las siglas en inglés de Fusión Lumbar Intersomática Transforaminal) utilizando una jaula Globus y tornillos Medtronic Sextant, y se le dio de alta del hospital el 27/3/11.

Trágicamente, el demandante murió a causa de una embolia pulmonar el 3/4/11. El demandante no tenía ningún dependiente y era soltero. Sus sucesores interpusieron una demanda por muerte por negligencia y sobrevivencia y el caso se resolvió mediante un acuerdo poco después de la mediación, a falta de menos de tres semanas para el juicio. Las facturas médicas totales del demandante ascendieron a $96,000 más costos funerarios y otros costos asociados por $16,000.

Un pasajero lesionado recuperó $300,000 en un choque de un solo vehículo
En julio de 2011, el demandante era pasajero en un auto con otras cuatro personas. El conductor demandado conducía a exceso de velocidad y no redujo la velocidad a pesar de que se lo pidieron. Más tarde, el demandado perdió el control del vehículo y abandonó la carretera, golpeando un árbol a alta velocidad. El demandante sufrió una conmoción leve, una fractura de la muñeca izquierda, una laceración hasta el hueso en el codo derecho por la que se sometió a al menos dos cirugías (desbridamiento e injertos de piel), una fractura del fémur derecho (por la que se sometió a cirugía), daño a una arteria coronaria y dolor de cuello.

El demandante acudió a múltiples especialistas y se sometió a fisioterapia. Estuvo en el hospital por varios días, su brazo y pierna se enyesaron y requirió del uso de muletas y una silla de ruedas, entre otras cosas. Tiene cicatrices y limitaciones permanentes.

Conductor lesionado recuperó $300,000 por un choque en intersección.
El 16 de marzo de 2008, el demandante estaba detenido en un intersección esperando una vuelta a la izquierda en el condado Fairfax, Virginia cuando el demandado perdió el control de su vehículo y golpeó perpendicularmente (conocido también como choque “T-bone”) al vehículo del demandante del lado del conductor. Fue necesario cortar el vehículo del demandante para poderlo sacar y transportarlo al hospital, además de que perdió el conocimiento tras el impacto y despertó en el hospital.

El demandante sufrió una laceración al hígado, hematuria (sangre en la orina), una conmoción, lesiones de cuello y espalda y en última instancia se sometió a una cirugía de cuello (laminectomía descompresiva cervical posterior en la zona C3-7 y fusión posterolateral instrumentada). El demandante requirió analgésicos y un bastón para caminar como parte de su vida cotidiana tras el accidente.

El demandante incurrió en $125,000 en facturas médicas y había perdido una reclamación por salarios perdidos por casi $19,000. El demandante era un empleado civil del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. El caso se resolvió con un acuerdo antes de un juicio por el límite de la póliza de $300,000.

Pasajera lesionada demandante recuperó $225,000 por una lesión grave de rodilla en un accidente perpendicular con un camión
La demandante Istigal Taha era pasajera en el vehículo de su hija, que viajaba con dirección al norte en la Ruta 1 en el área de Woodbridge. La Ruta 1 era una carretera de cuatro carriles con un carril al medio para poder dar vuelta, que se utilizaba para ambos sentidos del tránsito. La hija de la demandante deseaba dar la vuelta para ingresar a un centro comercial que se encontraba 90 metros más adelante. El vehículo de la demandante ingresó al carril central y, al continuar su vuelta, golpeó a un gran camión de carga conducido por el demandado, Oscar Mendoza.

El conductor demandado se encontraba trabajado para el demandado L & M Produce al momento del choque. Recientemente había realizado una entrega en el lado derecho del camino y se precipitó a través de dos carriles de tránsito en dirección norte para poder girar a la izquierda e incorporarse a los carriles en dirección al sur. Al cruzar el carril central para girar fue golpeado por el vehículo de la demandante.

La demandante alegó que el conductor demandado no cedió el paso ni observó correctamente el tránsito. La demandante afirmó haber sufrido una lesión considerable de rodilla, que requeriría dos reemplazos de rodilla a lo largo del transcurso de su vida. Además, alegó haber quedado incapacitada para trabajar en una guardería ya que no podía levantar a los niños o doblar la rodilla.

Los demandados argumentaron que la conductora demandante causó el accidente al incorporarse al carril de giro demasiado pronto y utilizarlo para seguir avanzando con el fin de evitar el tránsito detenido. Los demandados también indicaron que la demandante únicamente necesitaría un reemplazo de rodilla en el transcurso de su vida debido a las nuevas tecnologías utilizadas en las cirugías de reemplazo de rodilla.

Víctima de accidente de auto recuperó un acuerdo por $250,000 de un conductor ebrio
El 15/08/08, el vehículo de la demandante fue golpeado en el costado derecho por el demandado, quien se declaró culpable de conducir ebrio y tenía un contenido de alcohol en la sangre de .17, más del doble del límite legal en Virginia, por lo que aplica una presunción de daños punitivos. La demandante sufrió hernias discales en dos niveles de la espalda baja, para lo que requirió una cirugía de espalda el 10/06/09. La demandante había tenido dos cirugías de espalda antes del accidente, pero tenía buena salud, sin quejas el día del accidente. La demandante incurrió en más de $110,000 en facturas médicas. Luego de que el abogado de la demandante interpuso una demanda por $1.5 millones, el caso se resolvió por el límite de la póliza del acusado de $250,000 poco después, el 11/01/2010

Demandante recuperó acuerdo de $245,000 en accidente de auto
El 7 de agosto de 2009, la demandante conducía en una vía de cuatro carriles en Lynchburg, Virginia, cuando la demandada salió del estacionamiento de su empleador frente al vehículo de la demandante intentando girar a la izquierda, lo que causó que el frente del vehículo de la demandante golpeara el lado del conductor del vehículo de la demandada. La demandante sufrió lesiones al cuello y la espalda, con entumecimiento y dolor irradiando por sus brazos y piernas.

La resonancia magnética de la columna lumbar mostró un pequeño desgarre anular central con una ligera protrusión discal de base amplia superpuesta en la zona L5-S1. Un mielograma lumbar halló un efecto de masa extrínseco en las raíces nerviosas del lado derecho al nivel de L4-5. La demandante recibió varios conjuntos de inyecciones de esteroides epidurales a las zonas L4-5 y L5-S1, bloqueos de rama medial cervical en C2 y C3 (debido a protuberancias discales sintomáticas halladas en la resonancia magnética), fisioterapia y manejo del dolor, y presentó una reclamación importante por salarios perdidos (indicó que ya no podría cuidar de clientes de la tercera edad, lo que requería conducir mucho). También tuvo que usar ocasionalmente un bastón para caminar.

Este caso involucró extensas negociaciones con la aseguradora de responsabilidad automotriz de la demandada y la aseguradora de indemnización laboral para alcanzar un acuerdo global por la reclamación de lesión corporal y de indemnización laboral.

Conductora demandante lesionada recuperó $245,000
El 20 de mayo de 2007, la demandante cruzaba una intersección cuando fue golpeada del lado del conductor por un conductor ebrio que intentaba girar a la izquierda desde la dirección opuesta. El conductor se rehusó a someterse al examen de aliento requerido en la estación de policía pero no aprobó las pruebas de sobriedad en la escena. Las bolsas de aire del demandado se desplegaron debido al grave daño al frente de su vehículo y hubo daño moderado al lado del conductor del frente del vehículo de la demandante. La demandante era incapaz de moverse en su auto y una ambulancia la llevó al hospital con molestias en el cuello, entre otros problemas.

A lo largo de los siguientes ocho meses, la demandante se trató con su médico familiar y un médico de tratamiento del dolor y se sometió a fisioterapia que incluyó inyecciones, tracción cervical y el uso de parches para el dolor en el cuello, dolor irradiado, entumecimiento y hormigueo en brazos y manos. La demandante se sometió a una cirugía de cuello a tres niveles (discectomía anterior con fusión) en enero de 2008 con un neurocirujano debido a que una resonancia reveló herniación discal en la zona C4-5 y estenosis seria en C5-6 y C6-7. Se insertó una placa de titanio con tornillos en su cuello luego de que se retiraran tres discos y las vértebras se fusionaron entre sí y se sujetaron con una placa y tornillos.

La demandante incurrió en más de $67,000 en facturas médicas totales y $5,200 en salarios perdidos. La demandante se recuperó satisfactoriamente, si bien con la expectativa de limitantes residuales a su rango de movimiento y algo de dolor residual en el cuello. El demandado alegó que la demandante sufría de enfermedad cervical preexistente con base en sus visitas al quiropráctico antes del accidente, y el propósito principal de la cirugía era resolver dicha enfermedad.

Conductor lesionado recuperó $215,000 por un choque de alto impacto con un tractocamión descompuesto en I-95
En julio de 2009, el demandante conducía un camión de Krispy Kreme por la noche y golpeó por detrás el tractocamión descompuesto del demandado sobre I-95 a 60 millas por hora. El camión del demandado no tenía las luces encendidas y no había triángulos reflectantes en el camino. Inmediatamente después del accidente, el demandante alegó que se tambaleó frente al camión del demandado y vio que el cofre estaba abierto y el demandado parecía estar arreglando su vehículo. El demandante estaba sangrando profusamente de las lesiones que sufrió al codo y la rodilla y presuntamente pidió ayuda pero el demandado ignoró las solicitudes y siguió trabajando en su camión.

Afortunadamente poco después llegaron testigos que administraron primeros auxilios y pidieron ayuda. El demandante tuvo que someterse a extensa fisioterapia, sufrió endurecimiento por deformación y más tarde requirió artroscopía diagnóstica de rodilla; tuvo que ausentarse del trabajo por un total de 18 meses. El caso se resolvió una semana antes del juicio, durante la mediación.

Conductora lesionada obtuvo un veredicto de $200,515 por choque trasero
El 23 de julio de 2009, la demandante fue golpeada por detrás por un tractocamión en Hagerstown y sufrió daños materiales menores. La demandante había recibido tratamiento contra el dolor por una molestia crónica de la espalda baja cuatro años antes del accidente. Se determinó la responsabilidad, pero la defensa alegó que la demandante no sufrió lesiones basándose en el antiguo problema que presentó y en que continuó con el tratamiento para él tanto antes como después del accidente.

La demandante indicó que requirió cirugía ALIF lumbar (retiro del disco L5-S1 con inserción de jaula y tornillos) tras una discografía positiva y posteriormente experimentó complicaciones (una hernia incisional) por las que se sometió a una reparación de hernia ventral abierta (con inserción de un parche de malla). La demandante también alegó que la cirugía de espalda falló y aplicó presión adicional sobre su disco en L4-5 por lo que su cirujano recomendó otra cirugía de descompresión. Le demandante presentó un testimonio en video del neurocirujano que la trató, así como de otros médicos que proporcionaron tratamiento para el dolor.

El demandado sorprendentemente decidió NO reproducir el video del experto Dr. Ronald Cohen en el juicio (señalando que el contrainterrogatorio del abogado de la demandante constituía 75 por ciento del testimonio en video de 2.25 horas de duración=.

La oferta de State Farm antes del juicio fue de solo $10,000.

Demandante lesionada recuperó $200,000 por daños a implantes de pecho en un accidente de auto por detrás
La demandante desaceleró al encontrar tráfico en su camioneta Ford modelo 2000 mientras viajaba con dirección al sur en la interestatal 95 antes de que el demandado, que conducía un tractocamión Freightliner Classic de 1999 a 50 millas por hora, golpeara por detrás a otro vehículo, el cual golpeó a su vez la camioneta de la demandante. El vehículo de la demandante fue lanzado contra otro vehículo en diagonal. La camioneta de la demandante fue una pérdida total y quedó prácticamente irreconocible. La demandante sufrió distensión cervical y en la espalda baja, laceraciones a la cabeza que requirieron suturas y causaron cicatrices desvanecidas, dolores de cabeza, mareos, pérdida de memoria a corto plazo, dolor en el codo izquierdo y hematomas en ambas rodillas, la cabeza y el pecho.

La demandante se sometió a siete sesiones de fisioterapia para la espalda, pero su lesión más significativa fue una fuga de sus implantes en el busto y consecuente asimetría del pecho a causa del accidente, lo que causó la remoción quirúrgica de esos implantes (que había tenido por 15 años sin problemas) y la inserción de nuevos implantes (cirugía reconstructiva de pecho). La demandante también indicó tener algunas limitantes en su capacidad de hacer ejercicio y levantar pesas. No se presentó ninguna reclamación cuantificable por salarios perdidos.

Pasajero lesionado recuperó $200,000 en choque por detrás de tractocamión que involucró múltiples vehículos
El 13 de mayo de 2010, el demandante viajaba como pasajero en una camioneta de trabajo que fue golpeada por detrás en un choque de reacción en cadena causado por un tractocamión. El demandante fue al hospital, se sometió a fisioterapia, a una resonancia magnética del hombro derecho que mostró una separación de AC grado 2 y a una cirugía de hombro para reparar un desgarre del mango rotador, una rotura superior del labrum de anterior a posterior tipo 2 y un bíceps subluxado con ruptura intraarticular de bíceps marcada. El caso se resolvió solo algunas semanas antes del juicio y tras mediación.

Esposo de una pasajera lesionada recibió $192,000 para cirugía de cadera y más
La demandante era una pasajera de 81 años en el asiento delantero de un auto que se involucró en un accidente en Pennsylvania en el que su marido, el conductor, fue responsable por perder el control en una curva. La demandante y su marido viven en Virginia. La demandante sufrió una fractura conminuta del fémur proximal y se sometió a una reducción abierta y fijación interna de la cadera izquierda, que involucró la inserción de un clavo en su fémur izquierdo. La demandante fue dada de alta a un asilo por cuatro semanas tras la cirugía y recibió fisioterapia por un mes. La demandante tuvo un excelente recuperación.

A falta de un acuerdo, se hubiera interpuesto una demanda en Virginia conforme la ley de responsabilidad civil de Pennsylvania.

Las leyes de Pennsylvania aparentemente no le permitieron a la demandante reclamar el monto de las facturas médicas como parte del acuerdo para resolver el caso. El acuerdo compensó su dolor y sufrimiento, así como la retención de Medicare.

Víctima recupera $140,000 contra conductor ebrio en accidente de volcadura de camión
El demandante, un hombre de 61 años, operaba un camión de carga King F8 de 1995 en dirección al sur en la Ruta 123 a aproximadamente 45 millas por hora. El acusado, que tenía un contenido de alcohol en la sangre de 0.19 por ciento, operaba un Taurus de Ford modelo 1999 directamente detrás del vehículo del demandante a una alta velocidad (al menos 55 millas por hora. El acusado no mantuvo el control de su vehículo y chocó con la parte trasera del vehículo del demandante. El choque por detrás a alta velocidad causó que el vehículo del demandante golpeara la barrera de contención, saliera proyectado por el aire, girara y se volcara por un terraplén de 20 pies. El techo del camión del demandante se destruyó y había sangre salpicada en el parabrisas y los asientos. El vehículo del demandante fue una pérdida total.

Se le transportó vía ambulancia al hospital con dolor en el costado derecho, el codo derecho, la cabeza, el pecho, las costillas y la espalda baja y alta. También presentaba laceraciones graves al cuero cabelludo que requirieron suturas.

El demandante volvió al hospital una vez más para que se retiraran sus suturas antes de partir por cinco semanas a su luna de miel fuera del país planeada previamente. A su regreso, el demandante buscó un tratamiento con un quiropráctico para tratar el dolor de su espalda baja, que consistió de 28 sesiones a lo largo de un periodo de cuatro meses. Se recuperó plenamente con una cicatrización mínima y hendiduras restantes en el cuerpo cabelludo.

La presunción estatutaria de daños punitivos con base en el nivel de contenido de alcohol en la sangre del demandado fue el factor más significativo en el acuerdo del caso. El cargo por conducir ebrio del demandado se desestimó en el tribunal penal debido a que se le arrestó y aplicó la prueba de aliento más de tres horas después de que sucediera el accidente. El demandante decidió buscar un acuerdo en lugar de esperar un año para arriesgarse a ganar más dinero en un juicio.

Conductora lesionada de un tractocamión recuperó $137,500 por un accidente perpendicular con una camioneta
El 17 de enero de 2007, la demandante conducía un tractocamión en la ciudad de Winchester, Virginia y fue golpeada perpendicularmente (“T-bone”) por una camioneta Dodge Ram que transportaba varias toneladas de fardos de heno. La demandante sufrió un disco herniado en el cuello y espalda y era candidata cuestionable para una cirugía. Acudió al hospital, se sometió a fisioterapia, consultó a ortopedistas y neurólogos, recibió una inyección epidural, se realizó resonancias magnéticas y tenía antecedentes de tres cirugías de espalda previas en 1995, 1998 y 2003. En este caso hubo una retención por indemnización laboral de $94,000 que se negoció y redujo para ayudar a llegar a un acuerdo.

Demandante lesionada recuperó $125,000 por una cirugía de espalda tras un choque por detrás
La demandante fue golpeada por detrás por las demandadas, ambas hermanas, que se seguían la una a la otra. El auto de la demandante también fue empujado hacia el vehículo que se encontraba al frente y sufrió alrededor de $16,000 en daños materiales. Los vehículos de ambas demandadas resultaron en pérdidas totales. Las responsabilidad no se cuestionó seriamente pero los daños sí se impugnaron.

La demandante acudió al hospital el día del accidente y dio seguimiento con un quiropráctico debido a quejas de cuello, espalda y radiculares alrededor de seis a ocho semanas más tarde. Recibió tratamiento del quiropráctico por los siguientes dos años. Tras un año de tratamiento con el quiropráctico, la demandante decidió por sí misma buscar una segunda opinión de su médico de cabecera y obtuvo una resonancia magnética de la espalda baja que reveló una hernia discal. La demandante continuó con su tratamiento con el quiropráctico por un año más antes de acudir a un neurocirujano que realizó una intervención de fusión ALIF con inserción de jaulas LT. La demandante alegó que tenía lesiones permanentes relacionadas con su espalda y cuello.

Las demandadas argumentaron que la demandante únicamente sufrió distenciones de tejido blando en el cuello y la espalda que debieron haberse resuelto no más de tres meses tras el accidente. Las demandadas indicaron que la demandante recibió tratamiento innecesario, que la cirugía de su espalda baja no estaba relacionada con el accidente y que no sufrió un disco herniado, a pesar de los hallazgos de un reporte de radiología. Se llevaron a cabo deposiciones en video con ambos expertos antes de que el caso se resolviera con un acuerdo. La cobertura de seguros máxima disponible era de $175,000

Peatona demandante recuperó el máximo monto disponible por un accidente de auto
El 14 de agosto de 2004 a las 9:00 p.m. la demandante intentó cruzar una calle poco transitada de dos carriles (con un carril central para girar) de su lugar de trabajo hacia su auto, que estaba estacionado al otro lado de la calle, entre una intersección y otra. La intersección más cercana era una intersección muy transitada con una avenida principal a 50-75 metros de distancia, pero dicha intersección no cuenta con señales ni marcaciones para cruces peatonales. La intersección también tenía una vía de servicio de dos sentidos, lo que provocaba que hubiera siete u ocho formas en que los autos podrían aproximarse desde distintas direcciones. La demandante alegó que la intersección era más peligrosa para el cruce de los peatones que la calle lateral por la que intentó cruzar.

La demandante también presentó evidencia de excompañeros de trabajo que señalaron que el área en que la demandante fue golpeada estaba bien iluminada por la noche gracias a los grandes letreros iluminados de la distribuidora en que la demandante trabajaba.

La demandante alegó que el demandado, un excompañero de trabajo, giró a la izquierda al salir de la distribuidora para irse a casa y se detuvo a alrededor de un par de autos de distancia de la demandante, por lo que ella supuso que le estaba permitiendo cruzar. Sin embargo, luego de dar uno o dos pasos sobre el carril por el que viajaba el demandado, escuchó una aceleración y vio luces brillantes que se aproximaban. Intentó volver al carril central pero fue atropellada.

Fue indiscutible que el demandado no vio a la demandante en ningún momento antes de golpearla. Un excompañero de trabajo de la demandante testificó que el demandado le dijo tras el accidente que estaba intentando apresurarse para cruzar antes de que cambiara la luz.

El demandado alegó que no se detuvo luego de comenzar su vuelta a la izquierda para salir de la distribuidora. También indicó que estaba en proceso de completar su vuelta a la izquierda al cruzar el carril centrar para girar cuando escuchó un ruido (el impacto) y creyó que la demandante simplemente chocó con el espejo del lado del conductor de su auto, que no presentaba daños.

La demandante y el demandado acordaron ir a juicio por el caso sobre la responsabilidad y celebraron un acuerdo de máximo/mínimo de $100,000/$25,000 debido a que el límite por responsabilidad del demandado era de $100,000 y no estaba disponible ninguna cobertura adicional.

El jurado entregó un formato de veredicto especial en el que encontró que el demandado fue negligente, que esa negligencia causó directamente el accidente y que la demandante fue negligente pero dicha negligencia no fue una causa directa del accidente.

Oficial de policía recuperó acuerdo de $75,000 tras accidente en una intersección
Una oficial de policía lesionada en un accidentes de vehículos motorizados mientras respondía a una emergencia acordó resolver sus reclamaciones por lesión mediante un acuerdo por un total de $75,000. El autor del daño pagó una porción de $25,000 para el acuerdo y la aseguradora del automovilista sin seguro suficiente pagó el saldo restante de $50,000. La aseguradora del automovilista también renunció a su derecho a reembolso por gastos de los beneficios de indemnización laboral.

La oficial de policía de Alexandria City conducía su patrulla por South Glebe Road cerca de la línea entre Arlington/Alexandria City. Se estaba trasladando a una emergencia con la sirena activada y las luces de emergencia encendidas. Al intentar cruzar la intersección de South Glebe Road y Mt. Vernon Avenue con la luz en rojo, fue golpeada perpendicularmente (“T-bone”) por un vehículo conducido por el acusado, Jose Soriano. El acusado tenía la luz verde pero admitió que no cedió el derecho de paso a un vehículo de emergencia. La demandante buscó daños por su lesión de hombro del autor del daño y de su empleador, el demandado Ayuntamiento de Alexandria, por beneficios por automovilistas con seguro insuficiente.

La demandante alegó que sufrió una rotura del mango rotador del hombro que requirió cirugía y tratamiento de seguimiento por más de un año. Reclamó gastos médicos y salarios perdidos de un segundo empleo como resultado de sus lesiones.

Los demandados cuestionaron la naturaleza y extensión de las lesiones de la demandante, pero en última instancia alcanzaron un acuerdo por sus reclamaciones antes de que se interpusiera la demanda. Como parte del acuerdo el demandado Ayuntamiento de Alexandria también renunció al reembolso por sus gastos procedente de los beneficios de indemnización laboral.

Temas relacionados

  • Accidentes por conducir ebrio
  • Accidentes de choque y fuga
  • Lesiones en accidentes de auto
  • Accidentes de motocicleta
  • Accidentes de bicicleta
  • Accidentes peatonales
  • Accidentes de metro/transporte público
  • Accidentes de camión
    • Negligencia de conductores de camión
  • Resultados de casos de accidentes de auto
Office

Contact The Firm

You Have Questions.
We Have Answers.

Contact us today to speak to a knowledgeable attorney.